La Leche y Su Contenido de Calcio

Calcio en la Leche   Calcio en la Leche

Los lácteos son la mejor fuente de calcio. La leche y sus derivados son alimentos cuyo calcio es absorbido de la mejor manera por el organismo. El calcio es necesario para el desarrollo y mantenimiento de los huesos, además de favorecer el crecimiento. Es vital para el funcionamiento de los nervios, la contracción de los músculos y la coagulación de la sangre. La leche provee el calcio necesario para mantener y formar los huesos a lo largo de toda la vida. Especialmente durante la niñez y la juventud.

El organismo no produce calcio, por lo tanto, éste debe provenir de la alimentación. Si no se consumen productos lácteos, es difícil aportar la cantidad necesaria de calcio al día. Cuando el aporte de calcio en la alimentación es deficiente por un largo período de tiempo. El cuerpo lo extrae de los huesos y pueden llegar a tornarse frágiles debido a que la masa ósea disminuye. Esta enfermedad se conoce como osteoporosis y las mujeres son más susceptibles a sufrirla.

Otro de los beneficios de consumir leche es que disminuye el riesgo de padecer hipertensión arterial y algunas formas de cáncer. También contribuye al mantenimiento de un peso saludable si se la consume baja en grasa. Al parecer el calcio contribuye a la reducción de la grasa del cuerpo y el efecto es superior si proviene de los productos lácteos.

La leche es una excelente bebida que proporciona la energía y los nutrientes que el cuerpo necesita. Especialmente si se lleva una vida activa y se practica deporte.