El Programa Crecer y Soñar continúa avanzando por un Ecuador sin trabajo infantil

En concordancia con el enfoque de Nestlé de cero tolerancia al trabajo infantil, en 2017, el Programa Crecer y Soñar consolidó una estrategia de capacitación y herramientas metodológicas para las áreas de mayor incidencia en la cadena de valor.

 

Según la Encuesta Nacional sobre Trabajo Infantil 2012, existen 360 000 niños y niñas menores de 18 años en situación de trabajo infantil, lo que equivale al 8,6 % de la población de esa edad. Agravando la problemática, el 47,3 % de la fuerza de trabajo infantil participa en actividades peligrosas, como: agricultura, industria manufacturera, construcción, explotación de minas y canteras.

El trabajo infantil priva a niños, niñas y adolescentes de dignidad, y perjudica su desarrollo inmediato y futuro; los expone a abusos, maltratos, violaciones, explotación, trabajo forzoso, desnutrición y falta de escolarización. La pobreza, la falta de instituciones educativas y la escasez de alternativas legítimas de empleo para los padres son las principales situaciones que motivan que niños, niñas y adolescentes recurran al trabajo.

El Programa Crecer y Soñar de Nestlé busca contribuir a la prevención y erradicación del trabajo infantil en el Ecuador, promoviendo el cumplimiento de los derechos humanos, y los derechos de la niñez y adolescencia.

 

Desde sus principios esenciales y debido a su alineación con el Pacto Global de las Naciones Unidas, Nestlé opera respetando las normativas y tratados en materia de derechos humanos, estándares laborales, cuidado del medioambiente y anticorrupción.

Por su parte, desde 2012, Nestlé Ecuador es parte de las 34 empresas adscritas a la alianza público-privada del Ministerio del Trabajo: la Red de Empresas por un Ecuador Libre de Trabajo Infantil, que se fundamenta en el desarrollo de competencias en las empresas y sus proveedores.

A través de su Programa Crecer y Soñar, Nestlé ha diseñado una metodología de capacitación y certificación que, además de generar competencias para la prevención y erradicación del trabajo infantil entre los proveedores clave, fomenta la formación de facilitadores que repliquen los contenidos en sus propios entornos, ya sea en actividades de desarrollo rural, selección de proveedores o sesiones de trabajo.

 

La Guía de Buenas Prácticas para Prevenir el Trabajo Infantil es uno de los principales materiales de apoyo. Su contenido presenta definiciones, puntos clave, lineamientos de aplicación práctica y consejos para convertirse en agentes de cambio, con miras a mejorar las condiciones de vida de niños, niñas y adolescentes, conocimientos que pueden ser aplicados desde la posición de empleadores, consumidores y ciudadanos.

La metodología de la capacitación y certificación se centra en un proceso de aprendizaje con pedagogía crítica; análisis de la problemática a partir de la realidad internacional y nacional, y el estudio de casos puntuales; participación en la propuesta de soluciones y el compromiso en la toma de acción respecto a los planes definidos. La evaluación para la certificación se realiza en función del cuestionario diseñado por el Ministerio del Trabajo.

Este programa es una forma concreta para cristalizar la aspiración de apoyar el desarrollo de sociedades más saludables y fuertes, lo cual es uno de los argumentos esenciales por los que la lucha contra el trabajo infantil está presente de manera transversal en las iniciativas de Nestlé.