Recetario

mayo 1, 2010

Aprendiendo a nutrir  Aprendiendo a Nutrir

La empresa privada de alimentos Nestlé Ecuador y el Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (INIAP) elaboraron el libro de cocina “Recetario”. Este recopila más de 50 recetas de alimentos tradicionales del país. Dichos menús fueron creados en los talleres informativos del INIAP, y Nestlé difunde y prepara los platos a través del programa Nutrir. Que es una iniciativa que promueve la nutrición en los niños, niñas y adolescentes ecuatorianos. Eduardo Peralta, líder del programa nacional de Leguminosas y Granos Andinos del INIAP. Indica que el objetivo de crear el “Recetario” es difundir el consumo de los cultivos y granos que se cosechan en la Sierra. Como la quinua, el chocho y el amaranto, los cuales poseen alto nivel nutricional. La iniciativa tiene su origen en un convenio firmado en 2008 entre la empresa pública y privada.

Las recetas publicadas en la actual guía gastronómica fueron seleccionadas de los anteriores libros nutricionales publicados por la institución desde 1985. “Los ecuatorianos perdieron la costumbre de cocinar y de incluir estos platos dejados por nuestros abuelos en la dieta de los niños. Han sido reemplazados por alimentos de baja calidad que dañan la salud, que provocan diabetes y obesidad infantil”, asevera Peralta. El funcionario espera que las recetas sean acogidas por las amas de casa que viven en las ciudades. Ya que estos alimentos agroecológicos u orgánicos mejoran la salud de los niños. “Desarrollamos estas recetas para que las personas aprendan a consumir los cultivos andinos que desde hace 30 años estaban en vías de desaparecer. Por ese motivo, el INIAP realiza este proyecto, desde 1982. Con los bancos de germoplasma (banco de variedad de cultivos andinos que los agricultores conservaban). Indica. En el recetario de alimentos tradicionales se enseña cómo elaborar empanadas de quinua con queso, tortillas de quinua y carne. Refresco de quinua con guayaba, albóndigas de lenteja, tortillas de fréjol, llapingachos de chocho, pastel de máchica. Bebidas de ataco o sangorache, batido de amaranto, entre otros platos. Mariana Tufiño, coordinadora general del programa Nutrir de NESTLÉ®. Fomenta durante 2010 - 2011 la nutrición, salud y el bienestar de los niños y niñas de 0 a 11 años de las provincias de Imbabura, Pichincha, Guayas y Chimborazo. Ella explica que el programa Nutrir es una estrategia de educación y comunicación. Que es un aporte de responsabilidad social empresarial, que promueve procesos educativos de nutrición infantil y huertos orgánicos familiares. Seguridad alimentaria y cocina saludable. “La finalidad es disminuir la desnutrición infantil en los niños menores de 5 años de edad”, dice.

Para Tufiño, el programa busca fortalecer una cultura sana de alimentación en los niños y niñas porque es la etapa más importante para ellos. “El recetario lo repartimos gratuitamente en escuelas fiscales y en los centros infantiles del Instituto de la Niñez y la Familia (MIES-INFA) ”, acota. Según Peralta para 2011 se promocionará un nuevo libro gastronómico que incluirá recetas de otras regiones del país. “Esta alianza entre las instituciones públicas, como el INIAP, y privadas, como NESTLÉ®, multiplica estas diferentes formas de consumir lo nuestro”, expresa.

Los Capacitados

Según datos de NESTLÉ® en 2009 capacitaron a 13.836 niños, niñas y adultos (maestros y madres comunitarias). Pero Tufiño espera que para este año la cifra aumente a 16.000 personas instruidas. Parte de la cifra de quienes se están capacitando en la preparación de alimentos ancestrales es Anita Serrano. Una de las madres comunitarias de Quito que estuvo en las Aldeas Infantiles S.O.S. En donde aprendió a preparar nuevos platos de sopas y cremas para sus hijos. “Esta es una oportunidad para aprender nuevas recetas y mejorar los alimentos en mi hogar, especialmente para mis niños, quienes están en proceso de crecimiento”, dice. Así como Anita, se capacitan alrededor de 20 madres comunitarias más. Quienes a través de su trabajo con los niños buscan contribuir al desarrollo de los buenos hábitos alimenticios. Mercy Campoverde, coordinadora zonal de Aldeas Infantiles S.O.S., señala que los talleres son impartidos a educadoras comunitarias de fundaciones y madres.

En los talleres de cocina, las madres aprenden a mezclar ingredientes nutritivos. Basados en la utilización de la quinua, chochos, plátanos, cebada, zanahoria blanca y distintas clases de frutas. Con los que se crea una diversidad de recetas para alimentar a los niños y niñas de forma sana. “Al momento, en S.O.S. se ha capacitado a 4.000 personas y se espera llegar hasta fines de este años a 9.000, para que se mejore la calidad de alimentos en los hogares y la salud nuticional de los niños y niñas”, indica Campoverde. En cambio, en los huertos orgánicos. Los técnicos del programa “Nutrir” enseñan a las madres comunitarias a sembrar las semillas  en sus casas para garantizando calidad de nutrientes.