Loncheras Saludables

 

Lonchera saludable
Los refrigerios son imprescindibles para el desarrollo de tus niños. Aportan a sus actividades diarias, en su crecimiento y también a mantener un peso adecuado para su edad. Para crear una lonchera atractiva y nutritiva no es necesario ser un experto en comida. Puedes seguir los siguientes consejos que te ayudarán a ser un experto en loncheras. 

Hidratación: 
La mejor bebida que puedes brindar a tus hijos es el agua. Los niños normalmente no se sienten deshidratados hasta que tienen sed, es por eso que el agua es un elemento esencial en su lonchera. Además de esta puedes incluir un lácteo como parte de su refrigerio.  Esto ayudará a que tus hijos obtengan nutrientes importantes como calcio, vitamina D y proteínas. 

Alimentos:
Escoge cereales integrales, ya que estos ayudan a mantener la sensación de saciedad por un  tiempo prolongado y aportan energía a su alimentación. Puedes añadir a su lonchera una proteína baja en grasa como pollo desmenuzado, jamón bajo en grasa o también queso fresco. 

Las frutas y vegetales son una buena opción para una lonchera ya que son fáciles de llevar,  tienen un sabor agradable para los niños y no requieren de mucha preparación. Si envías a tus hijos fruta, no te olvides de variarla entre días y semanas. Tus niños pueden perder el gusto a ciertas frutas si las ven en su lonchera todos los días. 

La Lonchera: 
Enlista los alimentos de la lonchera para asegurar que estarás brindado a tu niño los nutrientes que necesita. Esta debe tener una proteína, un lácteo, una fruta o verdura y agua. Elabora una lista de los alimentos que le gustan a tu niño por cada grupo de alimentos, así podrás elaborar su lonchera con mayor facilidad. Una vez que tengas la lista, puedes también decidir que alimentos enviarás a tus hijos esa semana. Esto te ayudará a ahorrar tiempo ya que puedes ir preparándolos antes, por ejemplo, puedes cortar frutas o verduras el día anterior en un envase para no tener que hacerlo en la mañana. 
Recuerda que una lonchera debe ser variada y permite que tu imaginación vuele. De esta manera los niños aprenderán a comer de todo y disfrutarán con  más gusto su refrigerio.